JUSTICIA, HEROÍSMO Y UNA FRANQUICIA RENTABLE.

Hay cosas que para algunos es difícil de tragar, una de ellas es que el anime, al igual que cualquier otro medio, es un producto comercial, es un producto hecho con el propósito de enganchar al espectador, en un anime basado en un manga, el propósito es el de publicitar el manga, novela ligera, también, novela visual, por supuesto, incluso cuando el anime es original, pueden recurrirse dos situaciones, que sea un anime genérico y conservador que evite causar perdidas en el estudio si es que no genere ganancias en mercancía lo cual es conveniente pues al usar técnicas poco atrevidas, no hay problemas pues el publico al que se quiere llegar, es un publico que no tiene problemas en recibir siempre lo mismo, generando una simbiosis en donde tanto la casa productora como el espectador entran en un estado de comodidad pasiva. No soy un intelectual al decir que estas sean cáncer y blah, pues yo también tengo mi zona de confort donde saco animes con la lógica de “ya se a donde ira este anime, ya se que no me fallara”, además de que muchas veces este tipo de animes se hacen con el propósito de financiar el segundo tipo de obras originales, las de autor, un estudio puede quemarse a si mismo si derrocha creatividad en cada obra, por lo que también se realiza con el propósito de generar ganancias en mercancía y en productos que extiendan la vida útil de tan cara idea, son muchos los parámetros con los que solo se espera que el espectador pueda sentirse seguro con sus obras. A que viene tan fastidiosa introducción, que muy difícil es que una franquicia se mantenga dentro de sus propios estándares, pero que además se mantenga fresca consigo misma, y un buen ejemplo de esto, es la saga hecha por Type-Moon, Fate.

Sigue leyendo “JUSTICIA, HEROÍSMO Y UNA FRANQUICIA RENTABLE.”

Anuncios